Declaración de ruina

Los propietarios de un inmueble están obligados a conservarlo. En caso de que el inmueble se encuentre en la situación legal de ruina, el propietario está obligado a proceder a su derribo o a la rehabilitación del inmueble.

El expediente de declaración de ruina puede interesar a todos los propietarios que quieran evitar ese deber de conservación y los costes derivados de ello. Existen tres supuestos para poder hacerlo:

  • Ruina Económica: Cuando el coste de las reparaciones necesarias para devolver a la construcción o edificación la estabilidad, seguridad, estanqueidad y consolidación estructurales o para restaurar en ella las condiciones mínimas para hacer posible su uso efectivo legítimo, supere la mitad del valor de un edificio o construcción de nueva planta con similares características e igual superficie construida que la existente, excluido el valor del suelo.
  • Ruina física o técnica: Cuando el edificio presente un agotamiento generalizado de sus elementos estructurales fundamentales, es decir, cuando aquellos no admiten consolidación o refuerzo y sea necesario sustituir dichos elementos en una extensión superior a un tercio de la totalidad de los mismos.
  • Ruina urbanística: Cuando la adecuada conservación del edificio, requiera la realización de obras que no puedan ser autorizadas por encontrarse éste fuera de ordenación.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.